Crítica: Lincoln de Steven Spielberg

Actor y director

Actor y director

  1. Abraham Lincoln, presidente de Estados Unidos con una percepción casi divina en su mandato, intenta aprobar una ley de abolición de la esclavitud de los negros antes de que la guerra contra los estados del sur acabe. Sólo tiene un mes para hacerlo y en su carrera contra el tiempo tiene que convencer a todo su partido (los republicanos) para votar a favor de dicha ley además de persuadir a 20 demócratas para aprobarla utilizando cualquier tipo de sutil método para lograr su cometido.
  2. No quiero catalogar a esta película como perfecta porque a pesar de que en todos los aspectos, tanto técnicos como actorales, su calidad se manifiesta claramente pero el guión extremadamente dialogado fue como presenciar algo hermoso y muy bien hecho pero con deseo de algo más de emoción. A excepción del final con Lincoln hablando frente al pueblo y las ingeniosas discusiones entre el personaje de Tommy Lee Jones y Lee Pace, sentí muy pesada la extensión de la cinta donde pasaba con varios momentos de aburrimiento.
  3. Dos aspectos resaltan claramente la película. El primero es la inmensa actuación que tiene Daniel Day-Lewis (que novedad) como el presidente Lincoln. Su acento, postura, incluso la forma de contar las anécdotas, el británico está totalmente entregado al personaje. Desconozco el método que el señor Day-Lewis tiene para afrontar a los caracteres que personifica, pero el resultado es abrumador. Apuesto mis canicas porque será el Mejor Actor en la entrega de este año. Como complemento, su confrontación con su esposa Mary Todd Lincoln, interpretada por Sally Field, resalta no sólo la lucha que Lincoln tenía contra su congreso que no era mayoría absoluta, es decir del 66%, sino las tensiones dentro de su misma habitación y lecho y la forma de cómo lidiar con ello.
  4. Como otro dato aparte dentro de los actores, me dio un gustazo ver a James Spader en una producción de gran escala. Desde BOSTON LEGAL que no veía algo de él.
  5. Lo segundo más llamativo fue la forma en como Spielberg afronta la película. Si es un biopic, no se discute, pero lo interesante es el énfasis que se da a las relaciones entre los diputados y congresistas para aprobar o no dejar pasar una ley que cambiaría para siempre la forma de trabajar y relacionarse en EUA. Una verdadera radiografía de cómo se desarrolla la democracia y los arreglos a los que uno tiene que llegar para que las cosas se tengan que hacer.
  6. Me hace mucho ruido el hecho de que en mi entorno se enfatice mucho el Honra y respeto a los gobernantes. ¿Honrar a quién, al Presidente? Pero ese presidente depende de un congreso para aprobar las leyes que él necesita y muchos de los integrantes de ese congreso, incluso los de su mismo partido, no están de acuerdo con el presidente y luchan enfurecidamente para que lo que el pide no se haga realidad. Entonces ¿la autoridad son los diputados/congresistas? Uno sólo no tiene el poder para cambiar las leyes, pero en grupo si pueden realizarlo. ¿Eso los hace más importantes que el Presidente? No, pienso que igual, porque como sabemos desde educación elemental, la división de poderes es una manera para que alguien no tenga el poder concentrado y haga lo que se le antoja.
  7. LINCOLN exhibe de forma muy clara y contundente las relaciones entre el presidente, sus asistentes y los congresistas para poder hacer lo que se quiere. No hay autoridades infalibles y sobretodo magnánimas. Cada una, en un sistema democrático depende de la otra, para que en su conjunto trabajen y saquen las cosas adelante. ¿Entonces honrar tanto al poder ejecutivo como legislativo? ¿Pero si los intereses de uno contradicen a otro? ¿A quién respetar u obedecer? Y allí radica la magia y el valor de LINCOLN, en revelar a la democracia no como un sistema que simplemente se deba obedecer ciegamente, sino reflexionar, criticar, confiar y en cierta forma tener algo de fe para que las cosas salgan adelante. En una secuencia clave incluso el Presidente tiene que decidir por mentir o mejor dicho tergiversar la verdad para que su ley pudiera ser votada. Son los arreglos que uno tiene que llegar para que las cosas se hagan.
  8. Es por eso que pienso que LINCOLN es una película casi perfecta, y mi candidata para que gane, al menos, en mejor Película en los Oscars el próximo 24 de febrero.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s