Crítica: Hitchcock (Hitchcock, el maestro del suspenso) de Sacha Gervasi

Hitchcock

  1. Alfred Hitchcock se encuentra en la cima de su carrera tras haber estrenado INTRIGA INTERNACIONAL en 1959 y se propone un nuevo reto que supere a sus antecesoras obras. Su nuevo desafío es PSICOSIS. En el proceso de su producción se descubre a Alma Reville, su esposa con casi 40 años de matrimonio, no solo como la compañera fiel de Mr. Hitchcock, sino como el cerebro creativo que ha estado detrás de todas sus películas. Mr. Hitchcock tiene que terminar el rodaje de una producción llena de polémica desde su comienzo a la vez que intenta salvar a su matrimonio.
  2. A lo largo de los últimos meses me he rodeado de mucho material del señor Hitchcock de cierta forma sin querer. Primeramente al leer al que para muchos es el mejor libro escrito sobre el séptimo arte (junto con Esculpir el tiempo de Andréi Tarkovski ) EL CINE SEGÚN HITCHCOCK donde François Truffaut entrevista sobre las películas de su carrera y su estilo característico al maestro del suspenso. Además de leer la biografía SÓLO ES UNA PELÍCULA: ALFRED HITCHCOCK escrita por Charlotte Chandler y curiosamente comprarme en oferta la edición del 50 Aniversario de la ya tan popular PSICOSIS con unos extras que se encuentra un valioso y nutrido documental de hora y media donde te cuentan la creación de dicha obra entrevistando a los actores (que todavía vivían hasta entonces), el guionista, asistente de dirección e incluso la hija que tuvo con Alma, Pat Hitchcock.
  3. Es por eso que al ver esta película dirigida por el co-guionista de LA TERMINAL de Spielberg me sienta tan decepcionado porque en lugar de explorar más sobre la vida y el trabajo artístico del director, sea más un enfoque amarillista donde intenta “revelar” la ya explotada manía que el señor Hitchcock tenía con sus protagonistas rubias y sugerir que su éxito no hubiera existido en lo absoluto sin la presencia de su esposa.
  4. Francamente reconozco la gigantesca labor y sobre todo la humildad de Alma Reville en el desarrollo de la carrera artística de Hitchcock. Aceptarlo como la figura egocéntrica que era (y como no, pienso que no se puede sobrevivir como director de cine sin ser un megalómano deseoso de reconocimiento) y vivir a su sombra no cualquier persona puede hacerlo sino que se tenga una grandísima estima y sobre todo un inmenso amor por ese hombre. Pero eso a exhibir a Hitchcock como un timorato que lleno de dudas e inseguridades al momento de sacar adelante sus producciones hay mucho trecho.

    El Director

    El Director

  5. Hitchcock era, como me gusta comprenderlo, un “genio visualmente pragmático”. No le interesaba tanto las ideas abstractas que el cine contemporáneo abundan, sino más bien complacer un público con emociones genuinas pero a través de un uso excelente del lenguaje cinematográfico. Hithcock, como cuentan, ya se imaginaba la película desde que estaba en la preproducción. Por eso, en ocasiones bromeaba que se aburría mucho en el rodaje.
  6. El guión de John J. McLaughlin (basada en el libro de Stephen Rebello) está lleno de momentos para ridiculizar a la gran mayoría de los involucrados de PSICOSIS. Burlarse de la homosexualidad de Anthony Perkins, del proceso de terapia del guionista Joseph Stephano y sobre todo, de un Hitchcock, según la película, que pretendía meterse de lleno en la mente de Ed Gavin, el cual estuvo basado levemente el personaje de Norman Bates, dando a insinuar la trastocada mente del maestro del suspenso con dichoso criminal. Incluso inventando situaciones donde la misma Alma dirige algunas escenas de Psicosis (ignoro si eso viene en el libro) o en la escena de la ducha donde la actriz Janet Leigh nunca apareció desnuda y fue atacada por el cuchillo, sino que fue una doble que hizo aquel trabajo.
  7. El apartado técnico y los actorales son realmente notables. Hopkins, Mirren, Scarlet Johansson están en su punto, unos más finos que otros pero muy bien dirigidos. Pero todo eso queda empequeñecido por un guión que trata de burlarse a costa de resaltar la imagen de Alma Reville. Algo totalmente innecesario.
  8. Algo que me llamó mucho la atención fue la actuación de Jessica Biel como Vera Miles (la hermana del personaje de Janet Leight). Al final de la película, cuando el personaje de Miles intenta aconsejar a Hitchcock como no puede seguir viviendo por esas obsesiones con las rubias, no podía quitarme de la cabeza que era la misma Jessica Biel la que le estaba dando órdenes al señor Hitchcock. Sólo pensaba ¿Cómo se atreve esa tipa a darle órdenes a Hitchcock? Y es allí donde su interpretación dejo mucho más que desear porque no pudo separarse de ella misma, de la actriz simplemente entablando unos diálogos.
  9. Totalmente lo contrario a Toni Collete, que está irreconocible como la asistente de Hitchcock, Peggy Robertson.
  10. Recomiendo mucho más, antes que ver esta película, visionar el detrás de cámaras que PSICOSIS que mencioné al principio de la entrada (que pego justo abajo). Más enriquecedor, más humano y mucho menos lleno de mentiras. Lástima por esta que si lo tuvo, todo, por querer darle más dramatismo a la historia.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s