Buscando a “Rebeca”

Existe en la Biblia una historia en Génesis 24 que me gusta mucho acerca del hijo de Abraham (el padre de las creencias judías, cristianas e islámicas) Isaac y como su padre le quiere buscar esposa. La historia comienza cuando Abraham le pide a su siervo, que actualmente se le denomina mayordomo o criado o incluso la típica chacha, que vaya a la tierra de donde él nació porque le preocupa muchísimo que su hijo Isaac no se haya casado a esas alturas de su vida. Además de esto, le pide prometer al mayordomo que no irá a la tierra de Canaán porque de allí no encontrará mujeres que comparta sus mismas creencias.

Pues el mayordomo va, todo dudoso y temeroso si acaso podrá encontrar la mujer para el hijo de su amo y le pide a Dios que le de una prueba para que tenga la certeza de saber a quien escoger de entre todas las mujeres de ese lugar. Y esta serie de versículos que resume y se me hace harto divertido porque exhibe la desesperación del siervo por tomar la decisión correcta:

10Luego tomó diez camellos de su amo, y toda clase de regalos, y partió hacia la ciudad de Najor en Aram Najarayin.[a]11 Allí hizo que los camellos se arrodillaran junto al pozo de agua que estaba en las afueras de la ciudad. Caía la tarde, que es cuando las mujeres salen a buscar agua.12 Entonces comenzó a orar: «Señor, Dios de mi amo Abraham, te ruego que hoy me vaya bien, y que demuestres el amor que le tienes a mi amo.13 Aquí me tienes, a la espera junto a la fuente, mientras las jóvenes de esta ciudad vienen a sacar agua.14 Permite que la joven a quien le diga: “Por favor, baje usted su cántaro para que tome yo un poco de agua” , y que me conteste: “Tome usted, y además les daré agua a sus camellos” , sea la que tú has elegido para tu siervo Isaac. Así estaré seguro de que tú has demostrado el amor que le tienes a mi amo.»

Y el resultado es este:

15Aún no había terminado de orar cuando vio que se acercaba Rebeca, con su cántaro al hombro. Rebeca era hija de Betuel, que a su vez era hijo de Milca y Najor, el hermano de Abraham.16 La joven era muy hermosa, y además virgen, pues no había tenido relaciones sexuales con ningún hombre. Bajó hacia la fuente y llenó su cántaro. Ya se preparaba para subir17 cuando el criado corrió a su encuentro y le dijo:

—¿Podría usted darme un poco de agua de su cántaro?
18 —Sírvase, mi señor —le respondió.

Y en seguida bajó el cántaro y, sosteniéndolo entre sus manos, le dio de beber.
19 Cuando ya el criado había bebido, ella le dijo:

—Voy también a sacar agua para que sus camellos beban todo lo que quieran.
20 De inmediato vació su cántaro en el bebedero, y volvió corriendo al pozo para buscar más agua, repitiendo la acción hasta que hubo suficiente agua para todos los camellos.21 Mientras tanto, el criado de Abraham la observaba en silencio, para ver si el Señor había coronado su viaje con el éxito.

Maravilloso. Aplicándolo en mi vida, y como yo se que no tengo ni creo que tendré un mayordomo bajo mi cargo (en caso de lo tuviera, se llamaría Alfred, claro está) si le pidiera al Señor alguna señal para encontrar al amor de mi vida sería la siguiente.

  1. Que sea hermosa para mis ojos (bueno, esto va implícito).
  2. Que dijera que es fanática o conocedara de películas de Luis Buñuel.

Buñuel en estado de gracia. Como casi siempre.

Si, así tal cual, la mujer que me guste y que comparta mi pasión por Buñuel creo que sería la indicada.

Porque creo que Buñuel fue un GENIO. Así, con mayúsculas y negritas. Hasta le vería la gracia que me “conquistara” con tono irónico  que “Soy atea, gracias a Dios”.

Es gracioso en mi opinión. El mejor director que ha tenido México y dirigido películas en este país fue español. Nacionalizado mexicano claro, pero que tuvo que nacer en otra parte. A pesar de que cierto director quiera compararse con él o con su película más conocida.

Buñuel, creo que ha sido el único que me ha mantenido hipnotizado en todas las películas que he visto de él. Me ha pasado en ciertos pedazos y ciertas cintas como Apocalypse Now de Francis Ford Coppola, Lost Highway y los capítulos de Twin Peaks de David Lynch o con algunas secuencias (para ser honesto, casi todas) de Magnolia y There Will Be Blood de Paul Thomas Anderson. Así como también Fight Club o The Social Network de David Fincher.

Pensándolo bien, si le gustara además  PTA y/o David Fincher ya sería algo parecido como haber experimentado el Espíritu Santo. Pero volviendo a Buñuel. No puedo olvidar esas piernas inocentes bañadas en leche de la Meche en Los Olvidados. O los sueños de culpabilidad de Catherine Deneuve en Bella de día. O las secuencias hilarantes por lo raras del corto que lo dió a conocer en Un perro andaluz. Las referencias y críticas directas hacía el capitalismo en La ilusión viaja en tranvía. O el erotismo latente y reprimido en Ese estraño objeto del deseo. Y eso que me falta por ver Nazarín y Viridiana. Tal vez la más floja que he visionado ha sido Ensayo de un crímen, pero que más da, aún así tiene una calidad superior sobre la media del cine mexicano y de habla hispana.

Seguramente, así como Jesucristo está sentado a la derecha del Padre, Buñuel podría estar a su izquierda, críticando y siendo “una piedra en el zapato”. Pero una piedra deliciosa. Que se disfruta por el masoquismo que se siente en ella. Un ateo que no podía vivir sin Dios como leí en el especial de cine de Conozca Más. Que lo cuestionaba y examinaba sin escrúpulos pero que lo hacía de forma tan elegante y preciosa, que un cristiano como yo no puede evitar admirar su talento.

Va por ti Rebeca y por Buñuel, que más gente debería saber de ti. Amén.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s