Crítica Cartelera: The Young Victoria (La Reina Joven)

Puntuación: Buena – Muy buena

La Reina Joven (The Young Victoria) es la agradable sorpresa de la temprana cartelera primaveral (en nuestra ciudad, claro está) además de ser, sencillamente el chick-flick mejor logrado que he visto en el año.

No esperaba gran cosa de este film, aclarando además de una correcta película de época, pero donde encontré unos personajes muy bien llevados por su director y una historia que si bien no profundiza demasiado en la vida política-social de la Reina Victoria, creo que da en el clavo en la relación de la joven reina con el príncipe y pareja de esta, Alberto.

Como su nombre lo deja claramente dicho, narra los sucesos de los primeros años de la Reina de Inglaterra que más tiempo estuvo en el trono de ese país, justo un año antes de que esta sea coronada, a los 18 años. El filme introduce al personaje de Victoria, interpretado con belleza y respeto por Emily Blunt, que por alguna razón que desconozco, no fue considerada dentro de las principales ceremonias como Mejor Actriz. Tal vez por la sencillez con que el personaje fue desarrollado, pero Blunt se entrega con empeño y gran dedicación a este papel que la posiciona no sólo como una actriz que adorna hermosamente la pantalla de plata, sino como una interprete a considerar por su talento y entrega.

La trama parece indicar que veremos los dimes y diretes tan bastos que esta joven soberana tiene que lidiar, y así parece que es, donde el director da a entender que la vida de Victoria es como una prisión y que en base a su astucia e instintos, tiene que intentar salir. Iniciamos con la vigilancia que tiene que sobrellevar de su madre y su controlador, un Mark Strong (Sherlock Holmes, Kick-Ass, Rockanrolla) que se está encasillando demasiado en papeles de villano, pasando por algunos políticos quieren aprovecharse de su inexperiencia  además de varios pretendientes que desean tomar ventaja para así enlazarse con ella y crear relaciones que beneficien a sus intereses. Y aquí es donde sale en escena el príncipe Alberto () que es el muchacho de buen corazón que no desea aprovecharse de la fortuna de su majestad, sino que sólo desea obtener el amor de su corazón. Según esta explicación bastaría para adentrarnos en los cliches tan vistos a lo largo de décadas en esta clases de historias pertenecientes a su genero (melodrama) pero la interacción entre Blunt y… está tan bien llevada por el director… con un tono mesurado y suave que uno termina por empatizar completamente con la pareja. Esa es la gran ventaja de esta película, la dirección de actores que todos hacen un trabajo soberbio para adentrarnos en la época de la pre-revolución industrial.

En un momento dado, cuando se cuenta y da importancia a los hechos que Victoria tuvo que pasar, se da un pequeño giro y da un énfasis hacía la pareja que durará hasta que la finalización de la película. Siento que esto le quita mucha fuerza a lo que faltaba del metraje y que pudo haber dado para más, pero que como dije, uno no se arrepiente de presenciar por un buen de tiempo solamente la interacción entre el reciente par. Es delicioso y te llena el corazón de miel y que hace que cualquier enamorado salga con una sonrisa.

Por eso creo que esta es la mejor ficción romántica de lo que va del año. No esperen mucho de historia, aunque aclarando, cada detalle y suceso que pasa en la cinta, realmente aconteció (salvando distancias con la típica dramatización, claro está) según pude comprobar en fuentes históricas (*cof*wikipedia*cof*) acerca de esta Emperatriz. Además del obvio diseño de producción y vestuario que cumple al pie de la letra y con gran detalle la vestimenta y decorados del período.

Comparado con su anterior cinta, C.R.AZ.Y. … nos entrega una obra menor pero de una ejecución magnificada de un buen artesano.  Ojalá las películas de amor estadounidenses (esta producción es británica) aprendieran de esto y que no llenen nuestras cabezas con relatos repetidos hasta la saciedad.  Narraciones románticas también pueden ser inteligentes y sensibles a la vez, y esta cinta es una buena muestra de ello.

Veredicto: Un chick-flick de los que tantos que abundan a lo largo del año, pero de una manufactura de calidad sobresaliente y donde las actuaciones, especialmente la de la pareja protagonista, brilla en pantalla por su hermosura y ejecución. Sobresale el diseño de producción y la dirección de actores. Soberbios ambos aspectos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s