Crítica Cineteca: Looking for Eric (Buscando a Eric)

Veredicto: Película que combina comedia con elementos dramáticos pero que los aborda con demasiada ligereza. Éxtasis pambolero garantizado.

Eric Cantona, el ex-astro del Manchester United tenía un encanto. Esa combinación de pasión francesa combinada con la rabia inglesa aderezada con la fantasía que sólo un balón de fútbol y las piernas con suficiente magia pueden crear. Y al pasar los años, el señor Cantona mantiene ese carisma intacto.

Y esto se demuestra en la última película de Ken Loach, Looking for Eric, donde el jugador francés es un compañero de autoayuda de lujo para un cartero y su acabado tocayo, Eric, interpretado con mucha entereza por Steve Evets. Aunque Cantona, no sea lo que parezca como pensamos a principios de cuenta.

La película de Loach, que es la primera que veo de él, es como un manual de superación personal, donde Cantona le dará consejos de autoestima y motivación al descorazonado Eric, el cartero, que por media vida le ha salido todo mal por la dediciones equivocadas.

La cinta es una comedia bien equilibrada con dramatismo de gran impacto (o un drama con secuencias cómicas bien diseñadas, como quieran verlo), donde el señor Loach no se guarda nada al momento de exhibir secuencias de extrema dureza donde se puede ver desde fumando un porro, hasta una muestra de tortura y humillación.

Supongo que la gordura postiza da carisma

Esta comedia inglesa es de lo más deliciosa, nada fina, pero de gran sinceridad. El guionista muestra un amor total hacía la figura de Cantona y al fútbol en general, mientras que Loach se empeña por enfatizar el valor de la amistad y el coraje de un hombre por ser mejor. Porque como “buen” libro de autoayuda, en esta película va desde la aceptación de uno mismo, pasando por mostrar valor en los momentos importantes llegando en la necesidad de la amistad para resolver problemas que van más allá de nuestra capacidad.

Pero el tono de la cinta es de una ligereza demasiado amplia. Loach exhibe verdaderos problemas (abandono, desamor, desobediencia e incompetencia hacía tu alrededor) para que el guionista los haya resuelto de la manera más simple. Aunque con un toque de humor brillante, hay que aceptarlo, y en las ocasiones en que ese tono predomina, eso es lo que salva la cinta.

Porque hay que admitirlo, las soluciones que Paul Laverty (el guionista) propone son muy loables y de gran corazón, pero inverosímiles ante las situaciones en que se encontraban los personajes. Además de Cantona, quien brilla con luz propia es el secundario y mejor amigo de Eric (el cartero), Meatballs, personaje interpretado por John Henshaw (lo irónico de su situación es que es fiel seguidor del Manchester City en la vida real, mientras que en la película es del Manchester United) que hace estallar al público en carcajadas cada vez que sale en pantalla. Además de la bella actriz Stephanie Bishop, que recrea a Lilly, la ex-esposa de Eric (el cartero) que demuestra su madurez con una sensualidad riquísima.

No voy a negar que las secuencias de los goles de Cantona fueron un deleite para mi pupila, pero que sólo sirven para vanagloria del ex-jugador francés, pero que yo no voy a ser quien se queje por ver tan bellos goles.

El fútbol es mi segunda pasión después del cine, y al final de cuentas cuando ambas se combinan de la manera correcta, no hay quien quite la sonrisa por el día entero a este servidor. Y como una cinta para concienciar un poco y sobre todo entretener, Buscando a Eric lo logra con creces.

Director y estrella. Cine y fútbol 😀

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s