Crítica Cineteca: Le silence de Lorna (El Silencio de Lorna)

Puntuación: 9

Conseguir pasar la frontera y tener una oportunidad de trabajo en EU es el sueño de  muchísimos mexicanos que buscan en el otro lado un futuro mejor para ellos y su familia. Ahora si conocen a un/una ciudadano de ese país y con eso obtener la ciudadanía americana, es como el encontrarte con el boleto dorado de los Chocolates Willy Wonka y poder ingresar a su fábrica con todos los privilegios.

Bueno, ese es el mismo concepto que utilizan los hermanos Dardenne en su última película, El Silencio de Lorna, pero aplicado de los habitantes balcánicos hacía la Unión Europea.

La situación comienza cuando Lorna y su novio Sokol desearán liberarse de las cadenas de su esclavitud laboral (entiéndase por trabajos no remunerados y peligrosos) anhelando poder juntar el suficiente dinero para abrir su propio bar. Hasta aquí la actitud de los personajes es sana y loable, pero el medio para lograrlo es el tema que los Dardenne Brothers inspeccionarán sin ninguna tregua: el uso de las personas y su situación civil y así poder lograr la nacionalización del país que desean vivir.

Jean-Pierre Dardenne y Luc Dardenne hacen una biografía sagaz del uso de las vidas como mercancías para que mafiosos sin ningún tipo de escrúpulos obtengan el dinero que necesiten. El precio del dinero por encima del valor intrínseco que posee cualquier ser humano. No importa que muera o que se hagan daño o que aborten, lo principal es cumplir con el trato y obtener las ganancias acordadas. Seco, duro, ruin mecanismo para “vivir la vida cómoda”.

Lo interesante además es la óptica con la que los directores abordan la vida de Lorna, donde la actriz  Arta Dobroshi se lleva todo el peso del filme. Somos testigos de su transformación de vil mercenaria a víctima como mercancía para los fines de otros. Como humanos que somos nuestra conciencia nos guía para tomar las decisiones correctas, y en Lorna la culpa y el deseo de redención son sacados dentro de si misma para realizar lo que ella considera correcto.

El filme mantiene el mismo tono que L’enfant, seco, frío, intentando imitar la realidad pero a diferencia de aquella, esta mantiene un mejor ritmo con momentos conmovedores y realmente intensos.

Los Dardenne con su bella protagonista en Cannes

El mayor atino de los Dardenne es mantener al espectador con la pendiente de toda la trama desde que aparece el conflicto definitivo hasta la conclusión de la película. Lo interesante de esto es que los directores dejan una atmósfera de ambigüedad durante todo el clímax, donde con gran maestría, el guión desarrolla todos los cabos y subtramas pero no los cierra completamente para que nosotros saquemos nuestras propias conclusiones. Un acierto tremendo para dejarnos con la idea y el concepto de la película mucho tiempo más allá de su visionado.

La dignididad humana ha llegado a niveles tan bajos con tal de conseguir el dinero y la comodidad que buscamos, y los Dardenne lo exhiben con pulcritud exacta y que mi retina no podrá olvidar. Una verdadera muestra y ejemplo de denuncia social y cine.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s