Crítica Videoclub: Sangre

Admirador de Buñuel y Bresson...aha

Puntuación: 4

Para bien o para mal, me puse a ver Sangre, de Amat Escalante en mi casa y digo la frase que da inicio a esta crítica porque tiene un ritmo muy parecido a Parque Vía que había visionado el día anterior. Y mi paciencia está en números rojos.

Pero a diferencia de la película de Enrique Rivero donde podemos empatizar con su personaje principal, en esta los protagonistas son tan antipáticos que dan pena, llegando incluso al asco.

Escalante es conocido por ser un protegido de Reygadas (fue director de 2° unidad en Batalla en el Cielo) y se mantiene fiel al estilo de su maestro. Planos secuencias largos y muy lentos haciéndonos partícipes de la vida cotidiana de sus personajes. Acepto que tiene una técnica muy fina con una fotografía elegante y de buena factura y un montaje de sonido bien manipulado. Pero la historia, por el amor de Dios, hizo añicos a mi complacencia.

El relato es referente sobre Diego, y su forma de relacionarse con el mundo. Esto es su esposa híper celosa, su hija de otra relación del pasado que lo busca para vivir con él y su relación con el trabajo. El problema aquí radica en que no me interesó para nada lo que le pasa a Diego con su esposa. Escalante los trata de una forma tan vulgar, tan antipática, tan repugnante que lo terminas repudiando y por consiguiente, a la película también.

Me pregunto si el director tenía la intención de enseñarnos al más puro estilo de el absurdo, porque sus protagonistas se mueven, hablan y sienten de una forma tan monótona que no se ve real. Es paradójico el uso de planos de largas duración para mostrarnos como cocinan un huevo revuelto y presentar a tus protagonistas de manera tan vaga y vacía.

Escalante pone a sus personajes en situaciones grotescas para ridiculizarlos (no se si a propósito o no) creando una empatía cero hacía ellos. Y si no nos identificamos con los o el personaje principal, ¿Cómo hacerlo con la película?

De las pocas secuencias que valen la pena en esta mierda

La única que se salva de la quema es el personaje de Karina interpretado por Claudia Orozco (único papel en su vida). Una chica linda con una enorme necesidad amor y no lo puede encontrar en la figura paterna. Allí si sentí compasión por la chica y un real interés por su vida. El personaje de Diego y su esposa Martha están actuados con sinceridad y gran corazón por Ciro Recio Dávila y Martha Preciado pero y discúlpenme por ser tan reiterativo, pero los personajes creados por Escalante son desagradables que yo no pude sentir más que pena por los actores.

Una lástima esta realización. Tal vez yo no tengo el criterio de los que tuvieron para darles todos los premios que consiguió con esta, su ópera prima, pero me parece lamentable este tipo de cine que poco a poco ya se va haciendo de fórmula.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s