Lo mejor de MI década >> No. 5: Kill Bill Vol. 2

The Bride: Bitch, you don’t have a future.

Esta fue una inesperada sorpresa del presente año. Nunca había tenido la oportunidad de mirar esta cinta hasta que el destino me puso en contacto con una compañera laboral que la tenía y no perdí la oportunidad de pedírsela prestada. La satisfacción después de las más de dos horas de duración de esta obra es impagable.

Antes de verla ya había tenido algunas referencias con respecto a esta cinta, todas comparándolas con el Vol. 1 siempre ubicándola en un lugar menos o con el premio de consolación de “estas más larga y tiene menos acción, pero la historia esta buena”. Para ser sincero, no se que le ven de superior al Vol. 1 que a su complemento, claro, aparte de la dosis extra de acción.

Kill Bill Vol. 2 no sólo tiene una buena historia, siento yo que el guión es justo y con el tiempo y ritmo indicado para terminarnos de contar la ficción de la Novia. Pero es aquí donde yo aprecié profundamente una maestría tal de manejo de cámara, fotografía, tono y ritmo tan elaborado como nunca lo había visto con el realizador de este film, el archi-reconocido Quentin Tarantino, ni siquiera con sus siguientes cintas. Pienso que el director oriundo de Tennesse se hizo mayor y se graduó de la escuela de la historia del cine al filmar Kill Bill Vol. 2.

Y no sólo él, sino que reivindicó a status de leyenda al actor David Carradine, y sobre todo, es aquí donde siempre, por los siglos de los siglos, Uma Thurman será recordada como su mejor película.

Por su parte, Tarantino está sensacional, dividiendo la película en varios capítulos (como en Pulp Fiction, nada nuevo) pero dilatando el tiempo de cada secuencia para hacer de ellas una delicia audiovisual. Me llamó la atención especialmente los tres actos entre que La Novia queda encerrada en un ataúd, un flash-back de su entrenamiento y un flash-forward de nuevo al ataúd. Maestría pura y dura, porque, con sólo imágenes y pareciera con todo el tiempo del mundo para contarnos su relato, nos damos cuenta que La Novia es capaz incluso de romper tablas de madera a 2 metros bajo tierra. Y eso acompañado de las increíbles canciones de Morricone (esa y la secuencia donde se escucha ‘A Silhouette of Doom’ son las más espectaculares de la cinta), consigue una atmósfera de mucha intensidad que me dejó sin parpadear.

Esta cinta la considero la mejor de Tarantino, porque en ella se conjuga todo lo bueno (un guión sólido, buenos diálogos, una dirección irrepetible y un soundtrack impresionante) que tiene el director. Y eso pasa pocas veces en la vida (lamentablemente).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s